Soluciones impuestas desestabilizarían a Serbia, dijo Jeremic:

El ministro de asuntos exteriores Vuk Jeremic declaró ayer en Israel que la imposición de una solución para Kosovo en contra de los vitales intereses de Serbia desestabilizaría fundamentalmnete la democracia serbia y consecuencias graves para la región.

“Kosovo es nuestro Jerusalén” dijo Jeremic, que esta pasando dos días de visita en Israel, en su lectura sobre la política exterior entre Serbia e Israel, constatandolo en la “Lauder School for Government and Diplomacy”.

Jeremic dijo que Serbia se dedicó a la plena reconciliación con los albanokosovares y más que preparada incluso con gran flexibilidad en la tradicional comprensión de la soberanía, de acuerdo a alcanzar un acuerdo con ellos.

Serbia no quiere gobernar a los albanokosovares de cualquier modo, dijo, añadiendo que Belgrado no quiere interferir en las relaciones de Pristina con organizaciones financieras internacionales, y que Kosovo podría haber separado sin problema cada uno de los miembros en federaciones deportivas y oficinas extranjeras representativas.

Con rspecto a poder encontrar una solución lo que es inaceptable para ambas partes, ellos tienen que estar dispuestos a unas “paquete de medidas simétricas”, dijo Jeremic, añadiendo que esto quiere decir que aquellos que intenten hacer resurgir la violencia en el caso de un no cumplimiento de sus “solicitudes extremistas”, deben ser excluidos de las negociaciones y no favorecidos en el tablero ni el apoyo político.

Agencia Beta News 

Anuncios