Kosovo No se Vende.

Por tercer año consecutivo, los voluntarios de Solidarité Kosovo han efectuado su misión humanitaria de navidad.

solidarite.jpgEl convoy solidario compuestos de dos vehículos cargados de regalos, partió de París el día 23 y tras 26 horas de conducción llegaron a Kosovo y Metohija la tarde del 24 de diciembre, no sin sufrir ciertos costes aduaneros imprevistos, a pesar de la previa preparación de papeles oficiales.

El martes 25 se preparó en un local la entrega de regalos consistentes en juguetes, material escolar y prendas de vestir, distribuidos entre más de 130 niños. Así mismo la misión se desplazó a las zonas más aisladas de la región donde la miseria es aún más escandalosa.

Al día siguiente los voluntarios de Solidarité Kosovo distribuyeron ropa y juguetes en varias escuelas y guarderías, en la zona sur de Mitrovica, acompañados por los alcaldes de las localidades visitadas, aportando, no solo la ayuda material, sino el necesario calor y amor que necesitan estos niños.

En su viaje, los voluntarios han tenido la oportunidad de establecer contactos con autoridades locales, políticas y religiosas con el objetivo de profundizar en la problemática, su situación y sus necesidades con el fin de establecer nuevos proyectos, ya que esta parte castigada de Europa desea ardientemente vivir.

Con todo esto el convoy de Solidarité Kosovo emprendió el camino de regreso a Francia cargado de todo el amor que el pueblo serbio les brindó y pensando ya en el próximo proyecto de ayuda que podrá ser realizado gracias a las donaciones de todos los europeos concienciados con el sufrimiento de sus hermanos serbios.

Kosovo No se Vende.

Anuncios