(Traducción Kosovo No Se Vende)

26 de diciembre de 2007 nos encontramos el día después de Noel y hace dos semanas que la misión de “conciliación” de la Onu en Kosovo y Metohija esta equilibrada por el fracaso. Serbios y Albaneses de Kosovo y de Metohija no están por la labor del acuerdo, la situación sobre el lugar es de nuevo muy tirante ya que los albaneses amenazan con declarar una independencia unilateral de un momento a otro en detrimento del Derecho Internacional. A pesar de la situación, Solidarite Kosovo marchan para dar su apoyo económico y moral a sus amigos serbios de Kosovo y de Metohija. Aquí tenéis el resumen de esta misión.

 

Después de un viaje de 32 horas y más de 1500 kilometros de carreteras europeas nevadas, nuestros dos camiones llegan a buen puerto en Serbia. No sin obstáculos como en cada viaje, la novedad fue la extorsión oficial de la ONU que nos impuso un seguro a terceros para nuestros dos vehículos de 260€ por 15 días. El vuelo no es decididamente el atributo de los más pobres…

Al día siguiente de nuestra llegada organizamos con nuestros amigos sobre el lugar la misión de distribución únicamente reservada este año, a los serbios que viven en los enclaves. La situación es dramática. Sobre su propia tierra los serbios resisten día y noche contra la albanización de su país. A pesar de los ataques incesantes de los terroristas albaneses y la falta de respeto por las instancias internacionales estos serbios hace gala de un gran coraje y de una fe que sorprende de manera increíble.

Comenzamos todo primeramente en el enclave de Banja. 140 personas viven aquí, el pueblo no ha sido tocado por el pogrom antiserbio de 2004 pero regularmente los albaneses expolian esta pequeña comunidad serbia robándoles material agrícola y reses bajo los ojos de los militares de la KFOR. 40 niños viven en este pueblo es una muestra de coraje y es un gozo personal no disimulado cuando nos acogen y reciben sus regalos: peluches, coches, ropa con la que calentarse. Al igual que el año pasado el ambiente es festivo y caluroso, Acabaremos nuestra distribución en la casa de un verdadero amigo en donde cada año disfrutamos de su amistad y de un buen café caliente.

Retomamos nuestros vehículos sobre las rutas nevadas y heladas de Metohija para reunirnos en el enclave de Osojane. La ruta es peligrosa ya que debemos atravesar numeroso pueblos albaneses y porque las rutas que enlazan hacia el enclave se encuentran en un estado catastrófico.  Rozamos la salida de la carretera en numerosas ocasiones.

Estuvimos el año pasado en Osojane y nos reencontramos con enrome gozo al director de la escuela que nos había solicitado el año pasado material escolar para su establecimiento. Cosa prometida cosa debida 15000€ de cuadernos, lápices de colores material de pintura y bolígrafos. Este material que parece banal para nosotros es sin embargo considerado oro en este enclave, donde los únicos vehículos militares que pasan son los de la cruz roja.

Aprovechamos también para dar numerosos juguetes y ropa particularmente apreciada en esta época del año donde la temperatura media de día es de -5º en estos lugares y donde la electricidad proveniente de partes albanesas esta completamente copada…

Después de grandes abrazos y nuestra promesa de volver aun con más material saludamos cordialmente a nuestros amigos serbios y nos dirigimos hacia uno de los mayores enclaves serbios del oeste de Metohija, Gorazdevac al lado de Pec. Pec es un pueblo muy simbólico en Kosovo. En efecto este pueblo es el lugar del patrarcado de la iglesia ortodoxa serbia desde 1233. En otro tiempo, un gran y vieja villa serbia, hoy ocupada por más de 150000 albaneses y solo una familia serbia. Los serbios están encerrados en un ghetto real, el encalve de Gorazdevac. Son 3000 y nos juran que no se marcharán jamás de Metohija es aquí donde en el 2003 jóvenes serbios que se bañaban tranquilamente en un río fueron disparados por terroristas albaneses. Resultado: 2 muertos y 4 heridos.

A pesar de la falta de electricidad los responsables del enclave salen adelante más bien que mal gracias al generador de la escuela. Distribuimos muchos juguetes y material de deporte con el fin de ocupar a los adolescentes serbios y de impedir hundirse  en la ociosidad y la desesperación.

De nuevo la acogida es muy fraternal y solo podemos sentir no poder entregar más, aquí los abrazos y los besos son inmensos.

Con la noche bien adentrada tenemos que hacer una parada. Los serbios nos advierten que la ruta es hostil, En efecto la ruta por que debemos avanzar esta en manos de los terroristas albaneses y nuestra seguridad no es garantizada por la KFOR. Una sensación de miedo nos rodea pero tenemos claro que debemos continuar a marchas forzadas hacia el norte. La ruta es impresionante. Los paisajes nevados con la luz del día como un pequeño destello mágico, y a la vez la noche que nos cae, las curvas de las carreteras y de los caminos y la angustia de un encuentro desgraciado tenían una velocidad terrorífica y negra. No nos cruzamos prácticamente con ningún vehiculo durante tres horas y después empezamos a verlos. Esta ruta es considerada por la ONU como la más peligrosa de Europa y la KFOR tiene prohibido circular por ella salvo urgencia después de las 18 h.

Gracias a Dios, nuestros vehículos atraviesan estas zonas sin problemas y podemos volver a Francia con la satisfacción de haber cumplido nuestra misión todo guardando en boca un camino atrás el gusto de la amargura porque todavía hay tanto que hacer para ayudar a los serbios  a recuperar su tierra.

Agradecemos a todos los particulares, escuelas, parroquias y empresas que nos han ayudado en esta misión y pedimos a cada uno redoblar la generosidad en estos tiempos mas que críticos donde los serbios han necesitado el apoyo de su “pueblo hermano” francés.

Stéphane Gailleton

Anuncios