(KOSOVO NO SE VENDE) 

Contra todo pronóstico la participación del electorado serbio ha sido muy superior a lo esperado, el 60% de la población votante. Sin lugar a dudas tal participación es debida a la amenaza internacional de apoyar  la secesión musulmana albanesa en Kosovo.

Los votantes han dado su confianza en esta primera ronda electoral a Tomislav Nikolic y su Partido Radical Serbio (SRS) con un 39,6% de los votos. Su rival, el pro-occidental Boris Tadic, del Partido Democrático, con un 35,5 % de los votos deberá esperar a la segunda ronda, que se celebrará el 3 de febrero, al no alcanzar Nikolic la mayoría absoluta.

 

“La gente se ha dado cuenta de lo importante que son estas elecciones ya que, dependiendo de quien gane, Serbia decidirá su futura orientación hacia Rusia o hacia la Unión Europea” señalaba el analista político Djordje Vukadinovic.

 

La cuestión de Kosovo será decisiva para el devenir de estas elecciones. En este sentido Nikolic expresaba que “los ciudadanos han demostrado su deseo de cambio y por eso defiende la unidad de Serbia. Quiero unir a Serbia y llevarla por un camino mejor”.

Por otro lado Tomislav Nikolic no cierra la puerta a la entrada de Serbia en la escena internacional, pero “No habrá más chantajes ni humillaciones, y siempre manteniendo su principal alianza con Moscú, su socio más cercano

Igualmente Boris Tadic también se opone a la independencia de la provincia de Kosovo y Metohija aunque su postura de alianza con la UE, genera serias dudas al respecto. Serbia no desiste de su senda europeaapuntó el actual Presidente, aunque parece difícil, pretender iniciar la marcha de esa senda sin plegarse a las exigencias del dueño del camino.

Habrá que esperar una ajustada segunda ronda para conocer, no solo el devenir del gabinete presidencial, sino el destino mismo del pueblo serbio.

Anuncios