(KOSOVO NO SE VENDE)

Vladímir Putin, Vojislav Kostunica y Boris Tadic se reunieron el pasado día 25 de enero en Moscú para participar en la ceremonia de firma del convenio de cooperación en la rama de hidrocarburos concertado entre los Gobiernos de la Federación de Rusia y Serbia, por el que se acordó la creación de un ramal del gaseoducto “Corriente Sur”, la construcción de un depósito subterráneo en Banatski Dvor así como el traspaso de acciones de la petrolera serbia Naftna Industrija Srbije a la rusa Gazpromneft.

En rueda de prensa, Boris Tadic agradeció a Moscú el respaldo a la postura de Belgrado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, expresando que “En relación con los debates sobre el estatuto de Kosovo, quiero señalar que Serbia nunca renunciará a la defensa de su integridad territorial” y que “Serbia defiende de manera consecuente sus intereses en Kosovo apelando al derecho internacional y nunca haremos las cosas de otra forma”. Así mismo se refirió a que el estatuto de Kosovo, es algo de lo que solo puede tratar el Consejo de Seguridad de la ONU.

El día anterior a esta reunión el ex terrorista Hashim Thaçi, aseguró en Bruselas que la independencia de la provincia era “cuestión de días”.

Por su parte Vladímir Putin reiteró a los mandatarios serbios la postura rusa contra el reconocimiento unilateral de la independencia de Kosovo.

“En nuestra reunión de hoy, la parte rusa afirmó que Moscú se opone rotundamente al reconocimiento unilateral de la independencia de Kosovo”, expresó Putin al término de la reunión.

Putin siempre ha reiterado la vigencia de la resolución 1244 del Consejo de Seguridad que reconoce a Kosovo como parte inseparable de Serbia.

“El pueblo serbio puede estar seguro que cuenta con un fiel amigo y socio en persona de Rusia”, expresó el jefe del Kremlin.

Kosovo No Se Vende.

Anuncios