KOSOVO NO SE VENDE 

Boris Tadic ha resultado vencedor de la segunda vuelta de la presidenciales serbias con un 51% de los votos, lo que le otorga de nuevo la presidencia, según la Comisión Electoral serbia.

 

El nacionalista y pro ruso del Partido Radical Serbio, Tomislav Nicolic felicitó a su rival por la victoria e hizo un llamamiento a la calma.

 

Como era de esperar la participación ha sido elevada, un 67% y casi 5 millones de votantes y puede pensarse sin temor a equivocarse que esta es la razón por la que Tadic ha remontado la derrota de la primera vuelta, aunque el resultado ha sido ajustado, ya que Nicolic ha obtenido el 47,18% de los votos.

 

Las elecciones han girado en torno a Kosovo y a la relación de Serbia con la UE. El “europeísta” Tadic (más bien unión europeísta), tiene como uno de sus principales fines la entrada de Serbia en la UE. La UE tiene como uno de sus objetivos inmediatos la independencia de Kosovo, ergo…

Si bien Tadic se ha mostrado firme y contrario a la independencia de la provincia serbia, es difícilmente conciliable, su pretendida adhesión a la UE con plantarle cara a la misma en lo que a Kosovo y Metohija se refiere. Máxime cuando Boris Tadic da la espalda al que seria el principal aliado de Serbia en caso de conflicto, Moscú. A este respecto Nicolic  representaba una apuesta más firme de alianza con Rusia y una oposición más comprometida a la independencia unilateral de la mayoría albanesa musulmana de Kosovo.

La UE ha expresado que facilitaría el acceso a las aspiraciones serbias si el gobierno formado es “democrático, europeísta y dispuesto a colaborar con la comunidad internacional”. La traducción de esto es que Serbia accederá por la vía rápida a la UE si cede en lo referente a Kosovo.

 

Fuentes albanesas confirmaban la fecha de secesión unilateral, ya que si Nicolic resultaba vencedor, la independencia llegaría en pocos días. Por el contrario al vencer Tadic, la declaración secesionista se retrasará hasta la semana del 18 al 24 de enero probablemente. Ello es debido a las “presiones de la UE” a los dirigentes musulmanes de Pristina, un pequeño gesto hacia su aliado Tadic, toda una agresión a la soberanía serbia, un ataque a un pueblo que ha sufrido tanto y una vergüenza para la comunidad internacional.

Anuncios