(KOSOVO NO SE VENDE)

Boris Tadic, presidente de Serbia, tras el reconocimiento de la Comunidad Internacional al nuevo narcoestado musulmán, expresó al Consejo de Seguridad de NNUU, que contemplan la secesión de Kosovo y su reconocimiento como una grave violación de los principios más elementales de Derecho internacional.

 

Tadic se dirigió  a los 15 miembros del Consejo diciendo que “si ignoran este acto ilegal, ¿quién les garantiza que partes de sus países no van a declarar la independencia de la misma forma ilegal?”

 

Serbia y Rusia no han sido capaces de movilizar al Consejo contra la declaración de independencia, ya que esta cuenta con el apoyo o tibia oposición de la totalidad de países occidentales.

Tadic aseguró que “como miembro responsable de la comunidad internacional, comprometido con el acuerdo pacífico de las disputas, la República de Serbia no utilizará la fuerza”.

“Advertimos encarecidamente contra cualquier intento de adoptar medidas represivas si los serbios en Kosovo deciden no acceder a esta proclamación unilateral de independencia”, declaró en Nueva York el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

 

Por otro lado la UE no ha conseguido una postura unánime frente a la declaración de independencia de Kosovo, y lavándose las manos al más puro estilo Pilatos, elude responsabilidad dejando el reconocimiento del narcoestado islamista a los países miembros.

“El Consejo ha decidido que los estados miembros sean los que decidan sobre el reconocimiento de acuerdo con sus prácticas nacionales y con el derecho internacional”, dijo el esloveno Dimitrij Rupel, presidente de turno de la UE.

La UE ha reconocido sin ningún tipo de cortapisas que “quiere ejercer un papel de liderazgo en los Balcanes”.

 

Alemania, Gran Bretaña, Italia, Francia, Bélgica y Estados Unidos ya lo han reconocido. Un total de 16 de 19 países de la UE reconocerán el Estado kosovar.

Rumania, Eslovaquia y España no reconocerá el nuevo Estado, si bien se echa en falta una postura más enérgica y un apoyo claro a Serbia, que no se esta dando, limitándose tan solo ha expresar “que no sienta precedente”, como señaló temeroso Moratinos.

 

En este sentido hoy Serbia ha expresado la intención de retirar al embajador en Washington después de que EEUU reconociera la independencia de Kosovo. Kostunica ha expresado que esto no es sino una agresión más de los euroatlantistas al pueblo serbio que se inició en 1999 con los bombardeos de la OTAN.

José Antonio Garcena.

Kosovo No Se Vende. 

 

Anuncios