(KOSOVO NO SE VENDE)

Bajo el lema “Kosovo es Serbia” más de 200.000 manifestantes se han dado cita hoy Jueves en las calles de Belgrado para protestar por la secesión albanesa del corazón de Serbia, Kosovo, a iniciativa del Gobierno del país y varios partidos políticos.

 

La marcha tuvo lugar desde el Parlamento y acudieron serbios de todas partes de Europa en lo que hasta ahora ha sido la mayor protesta de la historia de Serbia.

 

Gran parte de los jóvenes manifestantes acudieron ante la embajada de EEUU, que lleva varios días cerrada. El hastío del pueblo serbio se vio materializado en la agresión que sufrió dicha embajada, mediante el lanzamiento de piedras y la quema del edificio y de la infame bandera que ha obrado el expolio de la parte más amada del territorio serbio y esta fue sustituida por la bandera de Serbia.

 

Idéntica suerte corrieron las embajadas de Croacia, Turquía y Reino Unido, además de uno de los símbolos de ocupación yanqui como Mcdonalds.

La policía intervino con autentica brutalidad después de la “llamada de atención” del portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Sean McCormack quién pidió que “Serbia utilice todos los recursos necesarios para afrontar la situación”.

Los enfrentamientos con la policía se saldaron con 32 heridos.

 

El resto de la gran manifestación se desarrolló sin incidentes. Se pudo escuchar el himno serbio, ver iconos ortodoxos, pancartas de todo tipo y fotos de los miles de desaparecidos a causa de la violencia albanesa, tanto antes de 1999, como mucho después.

 

Serbia no se resigna, Kosovo no se vende.

Anuncios