|KOSOVO NO SE VENDE|

Zoran Vujovic de 21 años, fue hallado calcinado en la embajada estadounidense en Belgrado tras la manifestación de protesta del pasado jueves 21 de febrero.

 

Vujovic era natural de Kosovo, en concreto de Caglavica cerca de Pristina y era estudiante de gestión industrial.

El joven Zoran y su familia, es un ejemplo palpable de la limpieza étnica que sufrieron los serbokosovares antes y después de 1999.

Su familia fue despojada por las “autoridades” albanesas de todos los bienes que poseian en Kosovo, fruto de tanto trabajo del restaurante familiar.

El abuelo de Zoran encontró a su esposa, de 82 años, muerta en la bañera. Había sido estrangulada por albaneses y nunca fueron detenidos.

La familia de Zoran se traslado a Novi Sad, a unos 70 Km. al norte de Belgrado, para huir de tanta violencia albanesa. Allí el abuelo Vujovic se suicidó.

 

Este es el clima que le toco vivir al joven Zoran durante toda su vida. La rabia y el odio hacia los albanokosovares, asesinos de sus parientes, vecinos y amigos, llego a su punto culmen cuando un fatídico domingo, los mismos terroristas que había estrangulado con sus propias manos a su anciana abuela, declaraban la independencia de su patria, del alma misma de su pueblo, aún con la aquiescencia de la Comunidad Internacional.

 

Zoran no era un mal chico, pero pertenecía a una generación olvidada y expoliada a la que le había sido negada su familia, su tierra, su identidad.

 

Zoran llegó a Belgrado para protestar contra lo que consideró la culminación de las agresiones que durante siglos lleva sufriendo su pueblo, y lo hizo ante la embajada de los infames Estados Unidos, verdadero artífice de la independencia y del terror en Kosovo. Allí ante su máximo enemigo, ante el responsable del expolio de su tierra y de la muerte de sus seres queridos, el joven Zoran dejó su vida y su mejor juventud, como lo hicieran sus antepasados en la batalla del Campo de los Mirlos.

 

Zoran Vujovic, nosotros no te olvidamos.

Descansa en Paz.

 

Kosovo No Se Vende.

Anuncios