KOSOVO NO SE VENDE

Durante la pasada noche del jueves al viernes varios asaltantes desconocidos demolieron una iglesia ortodoxa serbia en la localidad kosovar de Vrbovac.

Previa a su destrucción la iglesia fue saqueada. Además de la iglesia, un comedor social adjunto también fue destruido por la barbarie intolerante albanesa, según cuenta Svetlana Stevic, presidenta de la ONG que gestiona el comedor, la cuál se encontró con los destrozos y evidentes signos de pillaje.

Una nueva agresión a la identidad serbia, que atenta además contra los medios de subsistencia de la población serbokosovar, como viene siendo habitual: los albaneses quieren destruir cualquier viso de identidad serbia en la provincia, pero además pretenden acabar contra la misma población serbia mediante el robo, confiscación y saqueo de productos de primera necesidad como las medicinas o el alimento.

Kosovo No Se Vende.

Anuncios