KOSOVO NO SE VENDE

El gobierno de Kosovo debe cooperar plenamente con la recién desplegada misión de la Unión Europea por el Estado de derecho en Kosovo para reformar el sistema de justicia penal de este país, el cual sigue siendo sumamente débil a pesar de los intentos de fortalecerlo durante los últimos dos años, señaló Human Rights Watch en un nuevo informe publicado hoy. Se espera que la misión de la UE (conocida como “EULEX”) lidere las iniciativas de reforma de la justicia. Los altercados del 17 de marzo de 2008 en Mitrovica subrayan la necesidad de Kosovo por establecer un sistema de justicia penal fuerte y efectivo para impedir, investigar y enjuiciar tales actos de violencia.

“El sistema de justicia penal de Kosovo no funciona”, señaló Holly Cartner, directora para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “Necesita un arreglo urgente y para ello hace falta un compromiso real del gobierno y la UE”, agregó.

El informe de 34 páginas, “Kosovo Criminal Justice Scorecard” (Evaluación del sistema de justicia penal de Kosovo) analiza el progreso del sistema de justicia desde la publicación del informe de Human Rights Watch titulado: “Not on the Agenda: The Continuing Failure to Address Accountability in Kosovo Post-March 2004” (Fuera de la agenda: El fracaso continuo del rendimiento de cuentas en Kosovo después de marzo de 2004), publicado en mayo de 2006 .

El informe de seguimiento conluye que han habido muy pocos avances con respecto a algunas de las deficiencias claves del sistema, entre ellas: apoyo policial inadecuado para las investigaciones de los fiscales, falta de coordinación entre los componentes nacionales e internacionales del sistema (se supone que los jueces, fiscales y funcionarios de policía internacionales deben colaborar con sus homólogos nacionales), y falta de operatividad del sistema electrónico de gestión de casos, a pesar de los millones de euros invertidos en él por varios donantes bilaterales.

La protección de testigos es especialmente problemática, particularmente en los casos relacionados con el crimen organizado, los crímenes de guerra y los ataques contra las minorías. La intimidación y el hostigamiento generalizados de testigos hace que muchos de ellos no estén dispuestos a declarar. Kosovo carece de una ley de protección de testigos y, con frecuencia, los jueces y los fiscales no utilizan los recursos disponibles. En los casos más delicados, la reubicación de los testigos fuera de Kosovo es la única manera efectiva de protegerlos. A pesar de ello, algunos países europeos y Estados Unidos se muestran reticentes a recibir, o respaldar por otros medios, a los testigos que necesitan salir de Kosovo.

“La UE ha acertado al decidir concentrar sus esfuerzos en el sistema de justicia”, señaló Cartner. “Pero mientras los países de la UE y Estados Unidos no estén dispuestos a reubicar y a recibir a testigos en situación de riesgo, será casi imposible enjuiciar a los responsables de algunos de los crímenes más graves”, agregó

Otros problemas incluyen la supervisión insuficiente del trabajo de los jueces, los fiscales y la policía, especialmente del contingente internacional. La falta de transparencia en el sistema y la inadecuada publicación de información dificultan que el público pueda determinar la efectividad del sistema de justicia.

El funcionamiento inadecuado del sistema de justicia de Kosovo tiene consecuencias de gran alcance. En particular, muchos de los problemas constantes de Kosovo en materia de derechos humanos, especialmente la violencia por motivos étnicos o políticos como los altercados de 2004 en contra de las minorías, se pueden atribuir a la incapacidad de las autoridades para investigar, arrestar y enjuiciar a los responsables de los abusos.

“No será fácil establecer el Estado de derecho en Kosovo”, señaló Cartner. “Dependerá de la capacidad de aprender de los errores del pasado, y de la voluntad del gobierno y la nueva misión internacional de vigilar, enjuiciar y sancionar la conducta criminal, independientemente de dónde ocurra y quién la cometa”, agregó.

El informe contiene recomendaciones concretas para los miembros clave del sistema de justicia de Kosovo, entre ellos su gobierno y la misión por el Estado de derecho de la UE, que incluyen:

  • Garantizar que el sistema de justicia penal está totalmente integrado, con una coordinación efectiva entre jueces, fiscales y funcionarios de policía nacionales e internacionales;
  • Establecer un proceso para el Servicio de Policía de Kosovo para prestar apoyo en las investigaciones a los fiscales nacionales e internacionales;
  • Dar prioridad a la eliminación de obstáculos para la creación de un programa efectivo para la protección de testigos que incluya la aprobación de una ley de protección de testigos y el compromiso de la UE, Estados Unidos y otros países de aceptar testigos en situación de riesgo; y,
  • Asegurarse de que todos los funcionarios judiciales aprendan y utilicen el sistema electrónico de gestión de casos.
  • Kosovo No Se Vende

    Anuncios