KOSOVO NO SE VENDE

Casi la mitad de la población de Kosovo esta desempleada  y la economía se está reduciendo drásticamente, lo que está obligando a miles de jóvenes serbios a dejar Kosovo y emigrar al extranjero para ganar dinero.

Hoy  Kosovo está lejos de ser el mejor lugar donde  vivir. Durante la última década su economía ha sufrido las consecuencias de la incertidumbre política y la continua a hostilidad étnica entre serbios y albaneses. Las cifras oficiales dicen que el 40% al 50% de la población está sin trabajo, pero la situación real podría ser incluso mucho peor.

En muchas aldeas en Kosovo hay problemas con la electricidad, el agua Potable y el alcantarillado. No hay autobuses regulares, y los hospitales y las escuelas son pocas. Miles de personas han huido ya, y muchos más están considerando el irse Tambien.

“Imagínese que en una Europa del siglo 21 haya un estado donde la gente siga viviendo tan mal como hace  10 años. Creo que esto es una vergüenza para toda Europa, América y el resto del mundo, o a cualquier estado que se llame a sí mismo  Estado democrático “, dice Obrad Shoshic, un veterinario de la aldea de Pasjane“.

Obrad es un serbio, que es parte de la  minoría serbia donde predominan los albaneses en Kosovo al Sur. Él dice que su país se está convirtiendo en una región hostil para los serbios:

“No hay empleo para los jóvenes serbios aquí, aqui no hay esperanzas. Al mismo tiempo, los albaneses cuentan con el apoyo de todo el mundo,a ellos les dan créditos. Ellos les concedieron fábricas y empleos, ellos les dieron un estado”.

Dobrovoja Paunovic es el director de una escuela en la aldea de Pasjane. Las vacaciones de verano han llegado y el patio de la escuela está vacía, Dobrovoja tiene miedo  que se quede así. Él también ve  esto como parte de una política antiserbia.

“Occidente ofrece fácilmente a los jóvenes y familias completas con niños  visado y asilo político. Pero  no es porque deseen ayudarnos. Esto no es nada más que otro método para echarnos a la fuerza de aqui. obligan a la gente a irse, “
dijo Dobrovoja.

Miroslava Dimitrievic, cuyos hijos se han trasladado a Belgrado y Luxemburgo, cree que si hubiera puestos de trabajo en Kosovo, para ellos, ambos muchachos regresarian a casa inmediatamente. Miroslava ha perdido toda fe en Kosovo, un lugar que en el que ha vivido en toda su vida.

” Puse mi mano sobre mi corazón y les dije que los echo de menos , pero como  madre no quiero ver que mis niños mendigen aqui muriéndose de hambre. es Mejor para ellos quedarse lejos, que en Kosovo. “

Los serbios que abandonan la región dicen que países occidentales – han manteniendo la puerta abierta para ellos – los estan animando para marcharse Si la situación en Kosovo no  cambia pronto, esta  región que  ha sido hogar de los serbios durante siglos pronto cambiará siempre.

Vía: Semanario Serbio

Anuncios