KOSOVO NO SE VENDE

Las acusaciones de barbaries y limpieza étnica supuestamente perpetrados por los serbios contra la población albanesa de Kosovo siempre han sido ampliemente aceptados por la opinión pública mundial sin más.

De hecho, el mero pronunciamiento de la palabra “yugoslavo” evoca un sin fin de atrocidades, más propias de una película al gusto de Hollywood que de la realidad de la actuación serbia en Kosovo durante los 90.

En efecto, Los medios de comunicación de “occidente” al servicio, conscientes o no, de la OTAN y de la CIA, repitieron hasta la saciedad tamaños montajes como el de Racak, lo que hizo ver a Milosevic y a los yugoslavos como la encarnación misma del diablo, con permiso de Adolf Hitler, por supuesto.

Los medios de comunicación aceptaron sin más la versión que desde EE.UU. se estaba dando a lo que ocurría en Kosovo, sin percatarse de que se trataba de una intoxicación informativa urdida por la empresa de relaciones Ruder & Finn.

Es más, fue el mismo presidente de Ruder & Finn quien señaló, en declaraciones a la televisión francesa Canal 2,  que habían conseguido una deliberada demonización de lo serbio a base de difundir rumores infundados y relatos de atrocidades y crímenes de guerra sin verificar.

El caldo de cultivo para la justificación de una agresión de la OTAN y de sus títeres del UÇK ya estaba servido. Y el mundo entero lo aplaudió.

En verdad existe otra realidad y es la que ejemplifica el siguiente video una muestra más de las atrocidades que se cometieron en esa época en Kosovo y Metohija y que, desde el principio, os hemos ido mostrando desde Kosovo No Se Vende.

Kosovo No Se Vende

Anuncios