You are currently browsing the tag archive for the ‘The Hague’ tag.

KOSOVO NO SE VENDE

La Corte Internacional de Justicia, dependiente de las Naciones Unidas ha emitido su dictamen consultivo sobre la declaración unilateral de independencia de la provincia serbia de Kosovo.

El magistrado japonés Hisashi Owada, ha leído la sentencia sobre el asunto en la que han votado en contra 4 magistrados de la Corte.

Y han votado en contra por que la sentencia ha interpretado de una manera parcial, sesgada y de acuerdo con los intereses de EEUU y de la UE, la Resolución 1244, al señalar que la independencia de Kosovo se produjo en el marco de una administración internacional del territorio y no bajo soberanía serbia, por lo que reconoce validez a la declaración de independencia sin mencionar que la secesión sea algo legal, pero señalando que no es ilegal.

Lo que es tanto como decir, que se puede saltar a la torera las más elementales reglas del derecho internacional si la égida de las barras y estrellas te protege.

La Resolución 1244, en su Anexo 1,  es meridianamente clara al señalar que prevé “un gobierno autónomo sustancial para Kosovo, teniendo plenamente en cuenta los acuerdos de Rambouillet y los principios de soberanía e integridad territorial de la República

Federativa de Yugoslavia” y de Serbia como ente sucesor en la personalidad jurídica internacional de Yugoslavia.

Pero, es más, la citada resolución señala que en una etapa final, se deberá “supervisar el traspaso de autoridad de las instituciones provisionales de Kosovo a las instituciones que se establezcan conforme a una solución política”. ¿Es una solución política la declaración unilateral de independencia de una parte de la población? Si la respuesta es si, la declaración de independencia de Mitrovica sería tan válida como la de Kosovo. ¿Estará la Corte, las NNUU, la UE y EEUU dispuestos a consentirlo?

La respuesta negativa es obvia, y así sale a relucir el verdadero transfondo geopolítico del apoyo a declaración unilateral de independencia de la provincia serbia de Kosovo.

Independientemente del hecho de que el derecho internacional ofrezca directrices claras o no sobre la cuestión de independencia (este es el principal argumento utilizado por la Corte, que no dice que la independencia sea legal, sino que “no es ilegal”), las propias resoluciones del Consejo de Seguridad deberían bastar para sentar una clara opinión sobre el tema: autonomía bajo la soberanía serbia.

La doctrina de los actos propios también lo interpreta así. Serbia ha actuado desde 1999 en la creencia de que su integridad territorial estaba salvaguardada por una resolución de, nada menos, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y en base a ello accede de buena gana a la administración internacional y al autogobierno, por que es sabedora de que ello no va a suponer una amenaza para el territorio alma y corazón de su pueblo.

En base a esta resolución de las NNUU ha actuado serbia durante más de 10 años, pero ¿qué validez y legitimidad se le puede esperar a la ONU, si este mismo organismo no respeta sus propias resoluciones y engaña a un pueblo entero, prometiendo respeto a su territorio para luego avalar la destrucción del mismo?

A todo ello, hay que añadir que no se dan las condiciones de “paz y seguridad” que la R1244 requería para dotar a la región de una “autonomía sustancial”. No solo los informes sobre violaciones de derechos humanos publicados por Human Rights Watch, Amnistía Internacional o el propio gobierno de EEUU, sino el propio contenido de Kosovo No Se Vende está plagado de referencias a dichas violaciones perpetrados por albaneses contra serbios y gitanos y por las propias autoridades provisionales de Kosovo, que no son sino los que ayer eran terroristas y traficantes de drogas y armas.

A pesar de todo ello el Tribunal ha sentenciado que “el derecho internacional general no contempla prohibiciones sobre las declaraciones de independencia y, por tanto, la declaración del 17 de febrero de 2008 no viola el derecho internacional general” y que tampoco “contravino la resolución 1244 del Consejo de Seguridad”. Pero el Tribunal no entra a decidir si existe o no un derecho abstracto a la secesión, y vincula la decisión “al marco excepcional” de la región en un alarde de subjetividad incompatible con la solvencia jurídica que se le exige a tamaña institución.

Cabe recordar que tan solo 69 de los 192 países de la ONU han reconocido la independencia de Kosovo, y por supuesto Belgrado no da la batalla por perdida. Así, Boris Tadic ha significado que “esta claro que este tribunal no se ha pronunciado sobre el asunto de la secesión” y que las “autoridades de Belgrado tienen un plan claro de actividades diplomáticas para el siguiente periodo” destacando que “Serbia continuará luchando por Kosovo y Metohia con instrumentos jurídicos y pacíficos.

Andrei Nesterenko, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha expresado que “la independencia autoproclamada de Kosovo y Metohia es contraria a las normas del derecho internacional no afecta la postura de Moscu, la cual no reconoce la independencia de la provincia serbia”.

Por otro lado, Phillip Crowley, del Departamento de Estado de los EE.UU., señalo la satisfacción de su administración con la decisión de la Corte, instando a todos los países europeos al reconocimiento de la provincia.

Catherine Ashton, alta representante de la UE para política exterior y seguridad, se ha expresado en el mismo sentido, al señalar que la decisión de la corte “abre una nueva fase” y que el foco debe apuntar a un futuro en que tanto Serbia como Kosovo sean parte de la UE.

El secretario general de la OTAN, Fogh Rasmunssen, ratificó que la posición y cometido de la KFOR no variará por la decisión del Tribunal, mientras que Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, elevará la decisión de la CIJ a la Asamblea General de la ONU la cual deberá concretar los pasos a seguir.

España ha manifestado su negativa a reconocer la independencia de Kosovo pero con una tibieza mayor a la que nos tiene acostumbrados el ejecutivo de Zapatero, puesto que resulta complicado mantener una postura contraria a la de los socios del gobierno en Europa y al otro lado del atlántico, por lo que, no a corto plazo, un reconocimiento más o menos tácito de Kosovo se terminará produciendo.

En cualquier caso la decisión de la Corte no tiene eficacia vinculante por lo que el pueblo serbio seguirá luchando para que Kosovo no sea objeto de venta. Hoy más que nunca ¡Kosovo No Se vende!

Kosovo No Se VEnde

Anuncios

KOSOVO NO SE VENDE

Ante la inminente decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre la declaración unilateral de independencia de las autoridades provisionales de Kosovo, esperada para hoy, los líderes políticos están tomando posiciones.

Así, Boris Tadic, Presidente serbio, declaró ayer que Serbia está preparada para cualquier decisión. No obstante, cree que “la decisión se basará en los principios fundamentales del derecho internacional y como tal, debe dejar un efecto bueno y estable, no para alentar la secesión por motivos étnicos en otras partes del mundo”.

Sea cual sea la decisión, Tadic significó que daría una meditada y planificada respuesta con base en el derecho internacional y que seguirá aplicando los “legítimos derechos nacionales de Serbia” para preservar su integridad territorial.

“La política oficial serbia es la búsqueda de  consenso”, dijo Tadic. “Kosovo es uno de los temas nacionales más importantes y yo estaría realmente encantado de encontrar un consenso”.

Tadic dijo que Serbia tiene la intención de participar activamente en los debates de las Naciones Unidas posteriores a la opinión consultiva de la CIJ, y buscar una solución pacífica, diplomática y negociada con los representantes de los albaneses de Kosovo.

Sin embargo, el presidente serbio reiteró la posición de Serbia que nunca reconocerá la independencia de Kosovo.

Por otro lado, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha manifestado su apoyo a la independencia de Kosovo, ante la inminente decisión de la Corte y aprovechando la visita del narcoterrorista Premier kosovar Hashim Thaçi.

Según un comunicado de la Casa Blanca, Biden ha reiterado “el pleno apoyo de Estados Unidos a un Kosovo independiente, democrático, multiétnico y unido cuyo futuro esté firmemente unido a las instituciones europeas y euroatlánticas”.

Además ha señalado, en clara alusión a Mitrovica, el apoyo estadounidense a lo que llama “la integridad territorial de Kosovo”, ante la amenaza de los serbios de la región norteña de Kosovo de independizarse así mismo de la provincia.

Puedes seguir todo el desarrollo del procedimiento ante la Corte aquí.

Kosovo No Se Vende

KOSOVO NO SE VENDE

Durante los diez años de ocupación “vigilante“ de la OTAN se han destruido 150 monasterios, se ha perseguido y aterrorizado a 200 mil serbios y otros tantos gitanos y hay 1800 desaparecidos

La nueva mecha preocupa hasta a la CIA

“¿Kosovo? Un tren de trinitrotolueno y gasolina”: las ya conocidas palabras del oficial de la OTAN no podían ser más claras. Se corresponden por otra parte con las del informe que Denis Blair, director de inteligencia de los EEUU, ha dirigido en estos días al senado estadounidense. Efectivamente, en ese informe, Kosovo y Bosnia constituyen “la principal fuente de tensión en Europa… la frágil situación de las diferentes comunidades étnicas y la cuestión de la minoría serbia, especialmente la del norte del país, se mantienen como fuentes de tensión que aún requieren la intervención de la diplomacia occidental”, porque para Denis Blair “pese a que más de 60 países, de los cuales 22 de la UE, han reconocido la independencia de Kosovo, en el futuro próximo Pristina seguirá dependiendo de la comunidad internacional debido a la asistencia económica y al desarrollo y como garantía de la integridad territorial de Kosovo. Gran parte de la población serbia –explica el informe de inteligencia de los EEUU– sigue refiriéndose a Belgrado y se opone a la integración de las instituciones kosovares, mientras que la influencia del gobierno de Pristina en el norte, donde los serbios son mayoría, es extremadamente débil. Por este motivo, la presencia de la OTAN aunque más reducida, es aún necesaria para evitar la violencia”.

La alarma de la inteligencia usamericana prevé la precipitación de una crisis sin límites Porque mientras en Pristina, a la sombra de la estatua de Bill Clinton inaugurada a fines de 2009 en relación a la guerra “humanitaria”, hierven los preparativos para el aniversario de la independencia del 17 de febrero de 2008, las piezas del rompecabezas kosovar no encajan. Pesa aún mucho la responsabilidad de los EEUU y de una parte de la UE que han hecho fracasar la negociación de una solución concordada -la de una “cosoberanía” con autonomía mucho mayor que la de nuestro Alto Adigio-. De este modo la independencia unilateral ha dividido a la ONU, cuyo Consejo de Seguridad no ha reconocido nunca la independencia monoétnica (Rusia y China estuvieron en contra), luego separó en el frente europeo a cinco países “sensibles”, como España (que por ese motivo retiró su contingente de Kosovo), Grecia, Rumania, Eslovaquia y Chipre Norte, que no reconocen al nuevo estado.

Ahora estas realidades confluyen alimentando el caos. Las Naciones Unidas confirman la misión, comprometidas por el Consejo de Seguridad a defender el derecho internacional de la Resolución 1244, la que en 1999 concretó la paz de Kumanovo que puso fin a la guerra entre la OTAN y la antigua Yugoslavia, aprobando la entrada de las tropas de la OTAN en Kosovo pero reconociendo la soberanía de Belgrado. Los contingentes KFOR-OTAN, 16 mil hombres, reducidos ahora a 10 mil a causa del turnover de Afganistán, permanecen aún, pero el marco legal se ha modificado: deberán defender la Resolución de la ONU, pero de hecho garantizan la legitimidad del nuevo estado. Por si fuera poco, la UE ha instalado de hecho la misión Eulex para imponer la independencia de los serbios, pero esta misión no ha podido dar frutos aún debido a la dura resistencia de los serbios a reconocer la independencia monoétnica de los albaneses. De modo que el representante internacional, Peter Feith, la ha pasado por alto. Monolítica y estable queda solo Camp Bondsteel (Urosevac) la más grande base militar de los EEUU, construida a despecho de los acuerdos internacionales. El choque entre tales poderes está en la mira de todos. Porque Peter Feith, junto con las instituciones albanesas de Pristina, cuyo objetivo era la integración del norte con el resto del sistema institucional del país, decidió la abolición de las estructuras “paralelas” serbias apoyadas por Belgrado que aun considera a Kosovo una provincia y ha presentado un recurso ante la Corte Internacional de la Haya por un juicio que se sustanciará en el verano.
Mientras tanto lo actuado por Peter Feith, a pesar del apoyo de la cúpula del “Grupo Internacional sobre Kosovo” de Viena del 8 de febrero pasado, ha sido desautorizado tanto por la OTAN como por la ONU y sobre todo por la Eulex, que lo acusa de no haberla involucrado, sobre todo por que era la Eulex la que consentía el paralelismo entre las instituciones serbias, y por involucrarlo también en el control de los canales mafiosos, verdaderas multinacionales del área. Y porque también es consciente, como el informe de inteligencia de los EEUU, de que el norte de Kosovska Mitrovica está por convertirse en la mecha de un nuevo conflicto armado.
Hace solo dos días el gobierno de Pristina amenazó con la secesión de los albaneses del Valle de Presevo, al sur de Serbia, si el norte serbio de Kosovo mantiene sus instituciones. Belgrado responde esta vez y no se limita a esperar a la Corte de la Haya, apoya a los serbios de Kosovo; a los pocos que han quedado, porque durante los diez años de ocupación “vigilante“ de la OTAN se han destruido 150 monasterios, se ha perseguido y aterrorizado a 200 mil serbios y otros tantos gitanos y hay 1800 desaparecidos. Los pocos que sobreviven se hallan reducidos en enclaves rodeados de alambrados de púa y tanques. Y así se mantienen con visitas hasta del mismo presidente serbio Boris Tadic y muchos ministros que a menudo realizan misiones en Kosovo. La semana pasada detuvieron a una delegación serbia con dos viceministros. Hubo una protesta internacional, dirigida hasta a la silenciosa Farnesina1. Ahora bien, esta tierra –contaminada y cubierta de bombas de racimo diseminadas por la OTAN, socialmente devastada y miserable con más de un 50% de desocupación a diez años del fin de la guerra y donde según informes de ONG internacionales la “creciente corrupción y la criminalidad organizada amenazan su futuro”- está destinada a calentarse aún más. En efecto, el 25 de abril asumirá el nuevo patriarca serbo-ortoxo Irinej, parte de una Iglesia ortodoxa que defiende el Kosovo Metohja como su tierra natal e inalienable para serbia, se temen nuevos pogroms como sucediera en marzo de 2004. Sí es “un tren con trinitrotolueno y gasolina”.
Tanto más que en pocos días se desarrollará en Bosnia el “referéndum” sobre Daytona de los serbios de Bosnia. Porque allí la misma comunidad internacional que a pocos centenares de kilómetros de distancia ha apoyado la división-secesión de Kosovo de Serbia, insiste en una Bosnia “unitaria”, unificada en Sarajevo, con la abolición de la República Srpska,2 como se decidió en Dayton a fines de 1995.

Tommaso Di Francesco

1. Farnesina: Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia (N. de T.).

2. Republica Srpska : República de Bosnia Herzegovina (N. de T.).

Fuente: Il Manifesto
Tarducción: Susana Merino para Rebelion.org
Vía: Semanario Serbio

KOSOVO NO SE VENDE

Kosovo No Se Vende pone a disposición de sus lectores las actas redactadas por la Corte Internacional de Justicia sobre la declaración unilateral de independencia llevada a cabo por las autoridades provisionales de Kosovo en el procedimiento instado por Serbia.

En concreto se trata d elas actas d ela intervención serbia, la intervención de los autores de la declaración de independencia y las de la sexta jornanda, en la que intervino Rusia, EE.UU. y España.

Las actas están redactadas en francés e inglés, los dos idiomas oficiales en la Corte.

Tras escuchar los argumentos de un total de 28 países, los jueces de la CIJ se tomarán varios meses de deliberación antes de emitir su opinión consultiva y no vinculante, que se espera para mediados de este año.

ACTA INTERVENCIÓN SERBIA

ACTA INTERVENCIÓN DE LOS AUTORES DE LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

ACTA INTERVENCIÓN RUSIA, EE.UU. Y ESPAÑA

Kosovo No Se Vende

KOSOVO NO SE VENDE

En el día de ayer se produjeron varias de las intervenciones más esperadas ante la Corte Internacional de Justicia: Rusia, EE. UU. y España.

En la sexta jornada de alegaciones públicas ante el Tribunal se dieron cita los representantes del país promotor y artífice en la sombra, EE.UU. y el del mayor apoyo con que cuenta Serbia y tradicional aliado, Rusia. Además Finlandia y España también intervinieron.

“Frente a la política de hechos, apelamos a la fuerza del derecho”

Concepción Escobar Hernández, consejera jurídica de Exteriores del estado español ha defendido la integridad territorial serbia con basamento en el derecho internacional y en las resoluciones de la ONU.

“España está convencida de que la declaración unilateral de independencia de Kosovo, proclamada por sus instituciones provisionales de gobierno, no es acorde con el Derecho Internacional, ni con el principio de soberanía e integridad territorial de Serbia” expresó la representante española.

Además significó el carácter provisional de las instituciones de Kosovo (así figura en la R. 1244) y por lo tanto su imposibilidad de pronunciarse sobre la pretendida independencia.

“No puede declararse la independencia por deseo exclusivo de una de las partes”, señaló Escobar.

La representante española desmonto la coartada humanitaria al poner de relieve que la Resolución 1244 ya contempla la protección de los derechos de las minorías en Serbia (mayorías en Kosovo), por lo que la justificación humanitaria carece de todo sentido por cuanto ya está contemplada e implementada si se habla de la mayoría albanesa en Kosovo. “La resolución 1244 sigue vigente a menos que el Consejo de Seguridad asevere lo contrario” señaló Concepción Escobar.

Así mismo señaló que “el silencio del Consejo de Seguridad respecto a la declaración de independencia no puede ser visto como ninguna forma de aceptación”.

Nosotros y los rusos somos 200 millones

La intervención más esperada, junto con la de EE.UU. fue la de Rusia.

El principal aliado de Serbia defendió una postura similar a la española, la de defensa del derecho y legalidad internacional.

Kirill Gevorgian, representante ruso expresó que “ninguna acción unilateral puede considerarse como un arreglo final”. Señaló que la vigencia de la Resolución 1244 es incuestionable y que toda acción encaminada a vulnerarla supone un desafío directo contra el consejo de Seguridad de la ONU.

Gevorgian reseño al Tribunal la voluntad serbia de continuar con las negociaciones sobre el estatus jurídico de Kosovo, en el marco del respeto al derecho internacional y las resoluciones de la ONU.

Por otro lado, Harold Hongju Koh, representante estadounidense ha significado que la Resolución no hace referencia a la integridad territorial de Serbia, sino de Yugoslavia, utilizando los argumentos que más convienen a tan vil postura desatendiendo el hecho de la sucesión de estados regulada por las normas más elementales el derecho internacional. Así Serbia es el ente sucesor en la personalidad jurídica internacional de Yugoslavia. Así supone absurdo una discusión sobre el nombre del estado cuando la personalidad internacional de este es la misma en ambos casos uno como sucesor del otro.

Para Hongju Koh es irrelevante si existe, en el caso de Kosovo, un derecho a la autodeterminación, por que la provincia serbia “supone un caso especial”.

Además apoyan su postura en las palabras del infame Ahtisaari, para quien “la independencia de Kosovo, era única solución viable”.

EE.UU. explotó el victimismo y la excusa humanitaria de Kosovo, lo que, ya de por sí, pone de relieve la pobre argumentación jurídica de quienes defienden la vileza y la injusticia.

Kosovo No Se Vende

KOSOVO NO SE VENDE

El Tribunal Internacional de Justicia de la Haya comienza hoy el trámite de audiencias públicas en el procedimiento instado por Serbia, ante la declaración unilateral de independencia llevada a cabo por las autoridades provisionales de Kosovo.

Desde el martes 1 de Diciembre hasta el viernes 11, 30 estados participaran en el juicio oral ante en Tribunal en la sede de la Corte en La Haya.

Estos Estados son: Albania, Argentina, Austria, Azerbaiyán, Bahrein, Belarús, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Burundi, China, Croacia, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Jordania, Laos, República Democrática Popular, los Países Bajos, Noruega, Rumania, la Federación de Rusia, Arabia Saudita, Serbia, España, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos, Venezuela y Vietnam.

El primer día, intervendrán los representantes de Serbia y los autores de la declaración de independencia con tres horas de exposiciones cada uno.

Para el martes 8 de diciembre está prevista la intervención de España, EE.UU., Rusia y Finlandia, que junto con el primer día conformaran una de las intervenciones más importantes y esperadas.

Se estima que las posturas de los 30 países están divididas en igual número entre los que defienden la legalidad de la secesión y los que creen en el legítimo derecho de Serbia a no ver rapiñado territorio y la cuna espiritual de su pueblo.

Tras este trámite de audiencias, que durará diez días, los quince miembros del Tribunal emitirán un dictamen consultivo sobre la secesión kosovar para mediados de 2010.

Dado que la postura de la Comunidad Internacional y de las NN.UU. es de sobra conocida, no se espera un resultado favorable para los legítimos intereses de Serbia en consonancia con la legalidad internacional, a pesar de lo cual, el país balcánico, no cejara en defender la Justicia y la legitimidad de su postura respecto a la provincia serbia.

Kosovo No Se Vende